El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

  MySpaceFacebookYoutubeFeed RssContacto

 

 

18/08/2017
Hellfest Open Air 2017 en Clisson (Francia, 16-18/06/17)

Nos colgábamos la mochila al hombro un año más (por 5º año consecutivo) para peregrinar a las tierras francesas de Nantes, más concretamente en ese pequeño, recóndito y tranquilo pueblecito llamado Clisson, para asistir una vez más a uno de los mayores eventos de Metal de Europa y del mundo, el Hellfest Open Air.
El festival galo volvía a agotar entradas gracias a un cartel que se volvía a antojar más que interesante con tres cabezas que son bastante difíciles de ver por estos lados del océano como son Aerosmith, Rob Zombie y Linkin Park.

Hay que decir que los franceses todos los años hacen cambios para mejorar el recinto del festival, algo que se nota en cuanto lo pisas; la zona de tiendas era parecida a la del año pasado, cuando hicieron renovaciones importantes, pero inclusive este año han añadido una especie de Wedding Chappel al más puro estilo de Las Vegas, con su Elvis y todo.

En cuanto al recinto de conciertos, cada vez ponen más césped por todos lados, lo que es de agradecer teniendo en cuenta que las temperaturas pueden llegar a ser bastante elevadas y la tierra que antes ocupaba todo el suelo generaba muchísimo polvo y una atmósfera irrespirable; ese polvo ya no existe en los Mainstages. Además, han añadido más WC por todo el recinto, y fuentes de agua fresca para combatir el calor (este año han alcanzado los 38º).
También han cambiado algunas cosas de ubicación, como el merchan oficial de las bandas (antes estaba al lado del Mainstage I) y la zona VIP, que la han colocado al lado de las carpas y a la que han añadido fuentes (que la gente acabó usando como piscina), más zonas verdes (antes no había ninguna) y más espacio en general.
Día 1
Inglorious
La banda británica liderada por Nathan James era la encargada de abrir esta nueva edición de Hellfest. Presentaban su nuevo disco “II”, del cual extrajeron algunas temas como “Read All About It” o “I Don’t Need Your Loving”, intercalando canciones de su primer trabajo como la vertiginosa “Breakaway”.


Sidilarsen
La banda gala nos sorprendió con un sonido innovador y fresco y, a pesar de ser un concierto a las 11 de la mañana, consiguieron atraer a una gran masa de fieles seguidores. Destacamos de su actuación “Fluidité” y “Des Milliards”, esta última cargada de energía.

Myrath
Los tunecinos saltaban al escenario con una puesta en escena ambiciosa. Con reminiscencias árabes en sus canciones, el combo liderado por Zaher Zorgati ofreció uno de los grandes conciertos del día con un sonido bastante limpio y nítido, que nos permitía apreciar todas las armonías de su música. “Believer” sin duda les ha llevado un paso más allá en el mercado y, por supuesto, no podía faltar hoy en su actuación, sin olvidarnos de cortes más antiguos como “Beyond The Stars”. Gran sabor de boca con el que nos dejaron.


Queensrÿche
Los de Seattle han encontrado un equilibrio perfecto que se ha labrado en los últimos años desde la entrada de Todd LaTorre, amoldándose definitivamente a una banda con la historia y leyenda de Queensrÿche. Fue un set corto pero muy efectivo, valiéndose de clásicos como “Queen Of The Reich” o “Empire”, pero no nos olvidamos de la preciosa balada “Take Hold Of The Flame”, cerrando con “Eyes Of A Stranger” y esas explosivas melodías.

Powerwolf
Los lobos alemanes Powerwolf salían a escena con su habitual indumentaria y puesta en escena, siempre impactante. Con los hermanos Greywolf moviéndose de lado a lado del escenario y la solemne presencia de Attila, desgranaron temas tan coreados como “Resurrection By Erection”, “Sanctified With Dynamite” o la melódica “Armata Strigoi”. La comunión con el público en todo momento fue absoluta, completando su set con “We Drink Your Blood”.


Deep Purple
La legendaria banda británica de hard rock Deep Purple aterrizaba en Clisson en su gira de despedida tras años y años de leyenda. Con Ian Gillan a la voz, Roger Glover al bajo, Steve Morse a la guitarra, Ian Paice a la batería y Don Airey al teclado, el combo inglés salía con los últimos rayos de sol del día para ofrecernos un set cargado de clásicos con alguna joya, sin olvidarse de algunas piezas de su último trabajo.
El concierto ofreció varios altibajos a lo largo del mismo, con constantes prolongaciones a base de solos en las canciones. Quizás fueron excesivos los solos de teclado de Don, pero contrarrestaban cañonazos como “Time For Bedlam”, de su último trabajo, o un clásico como “Strange Kind Of Woman”. La parte media del show se basaba en alguna joya recuperada como “Lazy” y en varias obras de su último LP.
Para el final llegarían más éxitos como “Smoke On The Water” o “Space Trukin’ ”. Tampoco faltarían en los bises “Hush” y “Black Night”, perfectas para cerrar un concierto que tuvo un claro bajón en la parte media demasiado largo.


Rob Zombie
El terror personalizado llegaba de la mano de un Rob Zombie que desembarcaba en el Mainstage I con la producción completa que utiliza en sus shows de Estados Unidos, todo un reclamo para los fieles seguidores del Zombie. Con John 5 a la guitarra, Piggy D al bajo y Ginger Fish a la batería, aparecía el grupo con una presentación impresionante de principio a fin. Llamaradas, lásers, pantallas… eran la perfecta combinación con su música, como bien demuestran “Superbeast” o “Living Dead Girl”, dos de sus grandes hits. En la parte media nos encontramos con alguna composición de su último trabajo como “Well, Everybody's Fucking in a U.F.O.”, enlazando con más clásicos como una “Dragula” que ponía a saltar a todo Hellfest. Grandísima actuación de Rob y sus secuaces que nos pasaron por encima como una apisonadora.

In Flames
Desde Gotemburgo y con nuevo disco bajo el brazo llegaba el turno de In Flames. Con Anders Friden al frente, la banda ha atravesado un periodo de juicio por parte de sus fans de siempre a vueltas con su sonido actual. La verdad es que desde el inicio (el sonido tampoco ayudaba demasiado), supimos que ésta no iba a ser la mejor noche de los suecos. A pesar de ello, supieron levantar su actuación gracias a grandes interpretaciones de temas como “Only For The Weak”, “Deliver Us” o la definitiva “Take This Life”. Así finalizaba el show de unos In Flames que salieron a flote con la ayuda de sus grandes éxitos una vez más.

Día 2
Jared James Nichols
El segundo día de festival arrancaba con el mejor blues de la mano de Jared James Nichols. El guitarrista y cantante americano nos volvió a mostrar cómo solo con tres miembros en una banda se puede hacer música de calidad. “Can You Feel It” es ejemplo de ello, dejándonos además con un sabor de boca más que positivo, sobre todo en la parte final de su corto set. Hablando de su yo guitarrista hay que destacar la capacidad de tocar su guitarra sin ayudarse de una púa, algo poco común.

The New Roses
El cuarteto alemán con el hard rock por bandera son una propuesta joven y fresca con un sonido clásico, perfecto siempre para amenizar el inicio de otra jornada de festival. La efectividad de cortes como “Thirsty” o las melodías de la nueva “Whiskey Nightmare” son grandes exponentes de lo que estos cuatro jóvenes son capaces de hacer sobre el escenario.


Slydigs
Con su EP “How Animal Are You” recién salido, los británicos nos deleitaron con un rock clásico que se mueve entre bandas como Oasis, The Beatles o The Who, a quienes, a pesar de tener una trayectoria tan corta, han teloneado en varios shows en Reino Unido. En su set podemos encontrar piezas más “antiguas” como “Stiff Upper Lip” o la prodigiosa “Light The Fuse”, aunque también hubo tiempo para algunas nuevas como “Suburban Confinement” o la homónima “How Animal Are You”, con grandes tintes de los 60 y 70. Grandísimas sensaciones las que nos dejaron esta mañana.


The Dead Daisies
El supergrupo liderado por Doug Aldrich (Whitesnake, DIO), Marco Mendoza (Whitesnake, Thin Lizzy) o John Corabi (Motley Crue) entre otros, salía al Mainstage I demostrando desde el primer momento que conocen las tablas a la perfección, haciendo uso de la pasarela constantemente e interactuando sin descanso con una importantísima masa de seguidores que se daban cita a eso de las 12 de la mañana. Comenzaron con “Long Way To Go”, todo un cañonazo, enlazando con alguna cover como “Midnight Moses” o la definitiva “Helter Skelter”. Gran concierto en el que aprovecharon su espacio y tiempo a las mil maravillas.


The Treatment
Con los hermanos Grey a las guitarras y con Emms asentado a la voz en el grupo tras los últimos cambios, llegan los poderosísimos The Treatment. La banda de Reino Unido desarrolla un hard rock muy en la línea de bandas como AC/DC o Airbourne, subiendo incluso a veces más el pistón en canciones como “Let It Begin” o la vertiginosa “Drink, Fuck, Fight”. Nos sorprendieron con otras muy coreables de su último trabajo como “Bloodsucker” o “Generation Me” (la que da nombre al disco). Así completaron una actuación de pura adrenalina en la que no pararon de moverse sobre las tablas.


Steel Panther
Cinco de la tarde a pleno sol y aparecen en escena los divertidos Steel Panther. Con ese punto de parodia del glam de los 80, aparecía el cuarteto dispuesto a hacernos pasarlo tremendamente bien. Su propuesta musical, sus toques de humor (en ocasiones excesivos) y la desinhibición por parte del público hacen de cada concierto suyo una auténtica fiesta. Esta tarde no faltarían la inicial “Eyes Of A Panther” o “Just Like Tiger Woods”, recuperadas de entre sus anteriores discos, dejando espacio también a “Poontang Boomerang”, una de esas nuevas y efectivas composiciones. El set se siguió basando en clásicos como “Community Property”, “17 Girls In A Row” o la final “Party All Day (Fuck All Night)”. Sin duda uno de esos conciertos que recordaremos durante mucho tiempo.


Saxon
El águila inglés llegaba a Clisson de la mano de Saxon. Con Biff Byford al frente, la legendaria banda británica sería la encargada de soltarnos una noche más clásico tras clásico, encadenando “Power And Glory” con un “nuevo himno” como “Battalions Of Steel”. No se olvidaron en su parte final de gloriosos clásicos como “Heavy Metal Thunder”, la melódica “747 (Strangers in the Night)”, la preciosa y épica “Crusader” o una excelente “Wheels of Steel”. Para los bises (como no) interpretarían “Denim And Leather” y “Princess of the Night”. Saxon, como muchos ya sabréis, siempre cumple con las expectativas, aunque en esta ocasión su puesta en escena fue un tanto austera en relación a sus actuaciones previas.


Airbourne
Los hermanos O’Keefe llegaban al Mainstage I con su hard rock pegadizo y a la vez agresivo, directamente desde Australia. Comenzaron con “Ready To Rock”, un nuevo himno que rescataron de sus primeras canciones, continuando con “Too Much, Too Young, Too Fast”. Fue a partir de aquí cuando el concierto entró en una vorágine más que positiva sin parar de crecer gracias a temas como “Girls In Black”, en la que Joel bajaba a tocar junto a su público, “Live It Up” o la que cerró su set “Runnin’ Wild”, con Joel escalando a lo alto del escenario (algo que no estaba previsto y que hacía tiempo que no presenciábamos). Fue tal la comunión con el respetable que la banda encontró un máximo confort para poner patas arriba Hellfest.


Aerosmith
Los chicos de Boston, más conocidos por Aerosmith, era sin duda uno de los grandes atractivos del festival teniendo en cuenta que éste era su último concierto en Francia en la que es su gira de despedida, Aerovederci World Tour. Con Steven Tyler a la voz, Tom Hamilton al bajo, Joey Kramer a la batería y Joe Perry y Brad Whitford a las guitarras, justo antes de salir al escenario se reproducía una intro en la que podíamos ver imágenes de toda la historia de la banda en la pantalla gigante al fondo del escenario. Así arrancaba el concierto con Joe y Steven constantemente al frente de la pasarela mientras interpretaban “Let The Music Do The Talking” o “Young Lust”. Grandísimo comienzo en lo que sería una lluvia constante de hits, enlazando de forma consecutiva “Cryin'”, “Livin' on the Edge” y “Love in an Elevator” para el deleite de los fans que abarrotaban hasta arriba la pista.


Para la parte media del show llegarían algunas joyas como “Janie’s Got A Gun” o la gamberra “Mama Kin”, sin olvidarnos de las distorsiones de “Sweet Emotion” que, desde sus primeras notas, desataba la locura entre los seguidores. Nos acercábamos al final con la preciosa “I Don’t Wanna Miss A Thing” coreada al unísono, o con “Dude (Looks Like A Lady)”, de lo más divertida de su set, el cual cerraron de forma momentánea con “Train Kept A-Rollin'”.
Los bises no se harían esperar demasiado y la pista más grande llegaba con la subida al frente de la pasarela del mítico piano de cola blanco. Estamos hablando de “Dream On”, sin duda uno de los puntos álgidos de su actuación, que corroboraron definitivamente con “Walk This Way”, como no podía ser de otro modo. Así se despedían de un público que había disfrutado de un espectáculo único, con una banda en un estado de forma más que envidiable. Salieron por la puerta grande, formidable despedida.

Día 3
Shvpes
El enchufe no lo es todo. Así lo demostró Griffin Dickinson, vocalista de la banda (e hijo de Bruce Dickinson (Iron Maiden)), y es que en muchas ocasiones, por mucho que un padre sea músico, no está el éxito ni mucho menos asegurado como hemos comprobado con muchas otras bandas. Pero lo cierto es que Shvpes se mueven en un género metalcore con muchas melodías a la perfección, creando con tan solo un álbum grandes composiciones como “State Of Mine” o la efectiva “Skin & Bones”. Para el final se guardarían “God Warrior” o la final “Shapes”, que define a la perfección el sonido del grupo británico. Así arrancábamos de forma inmejorable el tercer día.


Motionless In White
Con su particular puesta en escena, cuanto menos impactante, Chris y los suyos salían al escenario en las horas de máximo calor a hacernos saltar de lo lindo y disfrutar de su potente sonido que se mueve entre el metalcore, metal gótico y metal industrial. Comienzo intachable con “Rats” y “Break The Cycle”, que sonó aplastante. Cada canción conseguía mantenernos metidos en el concierto, ejemplo de ello fue una aplastante “Reincarnate”. La última bala la dispararían con “570”, un corte avasallador que hacía dejarnos las últimas energías en su concierto. Sin duda de lo mejor del día.

Skindred
El combo de reggae metal liderada por Benjamin Webbe tiene como objetivo siempre montar una buena fiesta allá donde van, sin darnos un solo segundo de respiro. “Rat Race” o “Doom Riff” contaron con la inestimable colaboración del público para hacer de ellas dos de las mejores piezas de la actuación. “Kill The Power” nos volvió a hacer saltar mientras la definitiva “Warning” nos hizo descamisarnos para usar nuestra ropa a modo de bufanda y crear una imagen que muchos recordaremos de este festival. Formidable forma de concluir una auténtica fiesta.


Black Star Riders
Los ex Thin Lizzy estaban de vuelta en la ciudad. Encabezados por Ricky Warwick y Scott Gorham, la banda estadounidense aprovecharía su set para entrelazar canciones clásicas de Thin Lizzy (las mejor recibidas) y canciones más nuevas, que tampoco tuvieron una mala recepción pero sin duda no fue la misma acogida. “Heavy Fire” fue una de las mejores de sus últimos trabajos, pero las que rompieron definitivamente su actuación fueron “The Boys Are Back In Town” o “Whiskey In The Jar”, con la que concluyeron su show.

A Day To Remember
Los de Ocala saltaban al escenario principal de Hellfest con la idea de hacernos pasar un buen rato al ritmo de su metalcore con unos tintes más comerciales. Con McKinnon como maestro de ceremonias nos hacía corear desde el comienzo la inicial “All I Want” o “2nd Sucks”, dos de sus grandes hits, sin olvidarnos del formidable estribillo de “Right Back at It Again” con una lluvia de pelotas de playa que pasaban por las manos de todos sus seguidores. Nos pondríamos más agresivos con “Paranoia”, y volveríamos a la calma más adelante con McKinnon con acústica en mano para la bonita “If It Means a Lot to You”. El fin de fiesta lo ponía “The Downfall of Us All” con todo el público saltando en un final apoteósico de los de Florida una vez más. Brillante presentación de los norteamericanos.


Alter Bridge
Los norteamericanos Alter Bridge llegaban a Hellfest para presentar su nuevo álbum “The Last Hero”. Con Myles Kennedy a la voz y guitarra, Mark Tremonti a la guitarra y coros, Brian Marshall al bajo y Scott Phillips a la batería, los de Orlando son una de las bandas de más calidad del cartel y tenían que demostrarlo ante una importante masa de seguidores. El resultado fue un concierto de menos a más, y es que Hellfest es un festival que premia más la actitud activa y constante de la banda sobre el escenario, que la calidad y técnica de la banda. Como comentaba, arrancaron a ritmo de “Come To Life” o “Farther Than The Sun”, grandes temas pero que no tuvieron la misma recepción por ejemplo que una prodigiosa “Cry Of Achilles”, imprescindible desde su última gira en su set asentándose como uno de sus nuevos hits. Pero brillaron con luz propia composiciones como la bellísima “Blackbird” o “Show Me A Leader” de su último trabajo con un grandísimo trabajo vocal por parte de Myles y Mark, armonizados a la perfección. El final como no podía ser de otra forma llegaría con “Rise Today” y el público coreando al unísono ese estribillo mágico. Actuación técnicamente perfecta pero con un público que reaccionó de menos a más.

Linkin Park
Llegaba el turno de uno de los platos fuertes de los tres días de festival, un cabeza de cartel muy cuestionado y que causa muchas relaciones de amor/odio por lo que muchos fans sienten que fue y ya no es, uno de los grupos que más popularizó el Nu Metal hace más de una década pero cuyo camino se desvió por otro lado; en efecto, hablamos de Linkin Park. Los de California cuentan con más de 68 millones de discos vendidos a lo largo de toda su carrera, que han ido variando mucho de estilo desde aquel Hybrid Theory con el que se dieron a conocer en el 2000. Empezaron su show con una intro que dio paso a “Talking To Myself”, sencillo extraído de su último álbum de estudio One More Light; tema muy bien escogido para abrir un show ya que en directo tiene un sonido muy fresco y alegre. Siguieron con “Burn It Down”, de su disco Living Things (álbum en el que los sonidos electrónicos cogieron aún más peso en el sonido de la banda) y “The Catalyst”, un tema que poco tiene que ver con todo lo que ha hecho a lo largo de su carrera Linkin Park, ya que, como dijo el propio Chester Bennington, el álbum A Thousand Suns dejaría de lado algunas cosas para alcanzar otras y llegar a lo que podríamos clasificar como un “álbum conceptual”. La siguiente sería del álbum The Hunting Party, “The Wastelands”, que cuenta con esa mezcla de rap y rock más característica de los inicios de la banda (además de algún tímido gutural de Chester), que la convirtió en una canción más aclamada que su antecesora.

Seguirían con uno de sus primeros sencillos, “One Step Closer”, que desató la locura de los fans desde el primer acorde ya que, aunque poco se parecen ya físicamente ese joven Bennington rubio y ese Mike Shinoda pelirrojo que podíamos ver en el videoclip de esta canción y con Hybrid Theory, sus voces siguen siendo igual que entonces (y bastante más curtidas que en aquellos años). Le siguió “Castle of Glass” y “Good Goodbye”, ésta última con estrofas completas de rap y una voz principal más “suavizada” o dulce por decirlo de alguna manera. Después vendrían “Lost In The Echo” y “New Divide”, la que fue parte de la banda sonora de la película “Transformers”. Ahora sería el turno de “Invisible”, donde Mike demuestra que su voz no sirve solo para “rapear”. Tras ellas pudimos disfrutar de uno de los sencillos más conocidos de esta banda, “Breaking The Habit”, que el público coreó desde principio a fin, para dar paso a una versión muy intimista de la sensacional “Crawling”, una versión a piano en la que Chester baja a las primeras filas para cantar a su público, uno de esos momentos especiales en cualquier concierto. Tras ella vendría otra balada como es “Leave Out All The Rest”, que dio paso a “From The Inside”, otro de los más aclamados de todo el show. Seguidamente “What I’ve Done” y otro de los temas más conocidos de la banda como es “In The End”.
Terminarían por ahora su actuación con dos de Meteora, “Faint” y “Numb”, para volver a salir a escena con su último gran criticado single, “Heavy”, que (como suele pasar con la mayoría de canciones polémicas) en directo suena bastante mejor que en el disco. “Papercut” y “Bleed It Out” cerrarían de forma definitiva su show en Clisson, para dejar sitio a los siguientes en la lista: Slayer.

Slayer
Uno de los cuatro gigantes del thrash metal eran los encargados de cerrar el festival, hablamos de Slayer. El combo norteamericano cuenta actualmente en sus filas con Tom Araya a la voz y bajo, Kerry King y Gary Holt a las guitarras, y Paul Bostaph tras los platos, y lejos de ir a menos tras la salida de Lombardo y de la pérdida hace unos años de Jeff, la leyenda del thrash sigue en forma como demuestra su primera canción de la noche, y es que “Repentless” es perfecta para iniciar las hostilidades. Sí que es cierto que el público dio una imagen de cansancio importante y pocas ganas de batalla había en la pista, únicamente con las melodías del inframundo de “Mandatory Suicide” y el grito de guerra “War Ensemble” nos daba muestras de lo que esperábamos en un concierto como este, que abandonábamos a la mitad para poder disfrutar de otro plato interesante del festival.


The Dillinger Escape Plan
La banda denominada más peligrosa en directo, por su violencia, agresividad y potencia sonora eran los encargados de cerrar la Warzone. Con el frontman Greg Puciato al frente, ofrecieron un show cargado de energía y adrenalina con una constante conexión con el público a pesar de la falta de fuerzas. Lo único que hay que destacar, es que si escuchas la voz de Greg haciendo ‘screams’ puedes pensar que no tiene una técnica vocal interesante tras ese recurso, y todo lo contrario, como demuestra en alguna de sus canciones, cuenta con un talento vocal impresionante y que saca poco a la luz. El mathcore por bandera encontrándose con el metal progresivo en piezas como “Symptom of Terminal Illness” o “Milk Lizard”, dos de las mejores composiciones de su set que sirven además para dar un mínimo respiro y demostrar que no es un grupo de hacer ruido por hacer ruido, hay mucho más ahí detrás. Gran derroche de energía para abandonar los escenarios definitivamente.

Tras el último concierto nos fuimos a recoger para regresar a casa con un gran sabor de boca de este Hellfest 2017, en el que personalmente cambiaría pocas cosas que pudieran mejorarlo… en realidad sólo cambiaría una, y es las entradas y salidas del foso. A priori puede parecer que esto nada tiene que ver con el público, pero en realidad resulta muy molesto para ellos que tengamos que recorrer concierto tras concierto todo el camino de vuelta a la entrada del foso pasando entre la gente, hay momentos en los que se hace imposible; hay que poner alguna queja, no todo iba a ser bueno, y francamente no me puedo quejar de nada más.
Dicho esto, esperamos poder volver durante muchos años al festival francés, porque siempre nos deja buenas sensaciones, buen sonido, buenas bandas y buenas temperaturas.
¡Hasta pronto Clisson!

Si quieres ver más fotos copia o pincha en el siguiente enlace: http://www.flickr.com

 
Autor: Crónica: Álvaro Costalago / Patricia Domínguez González Fotos: Patricia Domínguez González.
 

 

 

No te olvides de firmar
en mi libro

 

wildan

SYMPHONY BLOG

 

http://www.wikio.es  Añadir a Google! Santuario del Heavy Metal   Añadir a Feedage alertas RSS Santuario del Heavy Metal   Añadir a Mi Yahoo! Santuario del Heavy Metal   Suscribir en Pakeflakes Santuario del Heavy Metal  Suscribir en Bloglines Santuario del Heavy Metal   Vista previa de Feedage: Santuario-del-heavy-metal   Añadir a MSN Santuario del Heavy Metal

| Inicio | Noticias | Conciertos | Festivales | Fotos | Reseñas | Crónicas | Entrevistas | Enlaces | Garitos | Quienes somos |
Esta web esta optimizada para una resolución de 1024*768 navegador Internet Explorer 7 y Mozilla Firefox
Copyright © 2006 | Webmaster : Santuario del Heavy Metal