El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

  MySpaceFacebookYoutubeFeed RssContacto

 

 

20/08/2017
Wacken Open Air 2017 (Alemania, 03-05/08/17)

Vigesimoctava edición de Wacken Open Air, la denominada por muchos meca del metal, y allí estuvimos una vez más por octavo año consecutivo, esta vez como uno de los medios de mayor relevancia (ya que los pases de foso son realmente reducidos y esta vez contábamos con uno).

Con un envidiable cartel como es habitual y con un pueblo volcado por completo con el festival, recalábamos a eso del mediodía del martes en la Holy Land. Tras algunos problemas con los pases y con un clima amenazante de lluvia, nos adentramos en un festival en el que encontramos mejoras significativas como la de no tener que pagar el martes el día de acampada, mayor proliferación de supermercados y breakfast, baños y duchas con constantes limpiezas por parte del staff y gratuitos.

Como puntos negativos, apreciamos una pequeña subida en el precio de la alimentación, probablemente provocada por la subida de impuestos en la zona, así como la eliminación de los baños y duchas de pago, que si bien para muchos es un bien común, para los trabajadores y staff no era una buena medida ni mucho menos.

Eso en lo que al camping respecta, en cuanto al interior, cabe destacar los accesos perfectos como todos los años, sin grandes aglomeraciones en parte por las medidas de seguridad impuestas, más que necesarias para mantener un nivel alto de seguridad y maniatar posibles ataques. Las instalaciones únicas e incomparables, el personal siempre educado y simpático, todos y cada uno de los que hacen posible este gigantesco evento.

En cuanto a lo negativo, los accesos para prensa fueron un tanto confusos, sobre todo al inicio, pero siempre con respeto y buenas formas en todas las comunicaciones. Por otra parte y como cada año, nuestro querido amigo fango. Solo hizo falta un poco de lluvia el jueves para terminar de embarrar por completo la zona del festival, aunque las excavadoras consiguieron limpiar un tanto las zonas de mayor tránsito, sobre todo el sábado cuando ya el fango estaba más duro.

Así resumimos en breves conceptos lo que fue el festival a nivel organizativo, siempre de lo más profesional y atento, siempre mirando por el bien de su público y cumpliendo todos los plazos a la perfección. Vamos ahora con lo puramente musical que es lo que nos interesa de verdad.

DÍA 1
Arrancamos el festival tras ver algunas bandas de la Metal Battle, de la cual tenemos que destacar a Jet Jaguar, y es que los mexicanos ganaron muy justamente el combate, y es que en una competición con demasiados estilos similares, llegaron y despertaron al público del letargo con su heavy metal ochentero muy en la línea de bandas como Skull Fist.
Null Positiv
Comienzan las actuaciones definitivamente con la que está siendo la revelación en Alemania y pronto lo será en Europa, hablamos de Null Positiv. La banda desarrolla un metal que se mueve entre el progresivo y el un metal. Su imponente líder Elli Berlin es un torbellino en escena, asemejándose bastante a nuestra Estefanía de In Mute, y en cuanto a poses a Alissa o Angela de Arch Enemy, mezclando perfectamente unos potentes guturales con una voz rasgada que nos recuerda a la mismísima Doro Pesch. “Unvergessen” o “Koma” son un claro exponente de su música y sus contrastes. Pusieron el Wasteland Stage patas arriba, atrayendo a muchísima gente durante su actuación, una gratísima sorpresa.
Tras un inicio arrasador, nos acercábamos al Wackinger Stage para disfrutar del divertido folk de The Dolmen, y poco después nos acercamos al sonido de las gaitas y tambores inconfundibles de Saor Patrol, ya con una inmensa asistencia de público siendo una cita ineludible para muchos. Dos ejemplos del mejor folk y música celta que se podían disfrutar en esta edición.

Flotsam & Jetsam
El thrash metal de calidad de los míticos Flotsam & Jetsam armaba los primeros circle pits en una carpa que se llenaba ahora sí, y es que hoy el protagonismo total era para los dos escenarios que se encuentran allí dentro, el Headbangers Stage y WET Stage. Pistoletazo de salida con “Hammerhead” con un Erik ataviado con un disfraz de Hulk desplegando una voz a un nivel estratosférico, pocas veces hemos podido distinguir tan bien su voz en sus directos y es un lujazo su estado vocal. “Desecrator” nos hacía rodar de lo lindo con el combo de Arizona sonando muy sólido, mientras la definitiva “No Place For Disgrace” es un cañonazo ineludible y perfecto para corroborar la gran actuación de los norteamericanos, dejándonos un sabor de boca mucho más positivo que a su paso hace un tiempo por nuestro país.


Ugly Kid Joe
Los californianos Ugly Kid Joe, liderados por el carismático Whitfield volvían a toparse con nosotros (y ya van tres veces este verano), rememorando su época dorada con un gran estado de forma que han demostrado desde sus últimas presentaciones. Una lástima que Whitfield no estuviera a la altura en esta ocasión en una “Cats In The Cradle” en la que se fue completamente de tono durante la primera parte de la canción, salvado por los coros del resto del grupo y por un público más que participativo. Terminaron solventando sus problemas también en el sonido con una magistral “Everything About You”, sonando de lo más fresca y divertida. No fue ni mucho menos su mejor actuación, pero salvaron la papeleta con experiencia y saber hacer.


Annihilator
Tras los últimos cambios en el line-up, son varias veces las que hemos visto a Annihilator en vivo, pero ninguna de ellas de forma tan brillante como esta. Jeff Waters se ha propuesto volver a sus raíces de puro thrash metal, y así lo demostró con un set de lo más agresivo que recordamos. A pesar de regalarnos alguna joya semiolvidada, nos quedamos con “W.T.Y.D”, la maravillosa y pluscuamperfecta “Alison Hell” o la definitiva “Phantasmagoria” sonando de lo más aplastante. Tras la salida de Padden como vocalista perdí la fe en una banda que me ha hecho recuperarla esta misma noche, sin duda lo mejor del día junto a esa sorpresa que nos llevamos a primera hora de la tarde.


The Boomtown Rats
Sorprendente fue la inclusión de The Boomtown Rats en el festival, y es que no olvidemos que el grupo irlandés de pop-rock/punk no ha tenido tampoco mucha repercusión en los últimos años y tampoco es que sea el género musical perfecto para un festival como este. Pues bien, con un sonido fresco y desenfadado demostraron que tienen cuerda para rato con un frontman como Bob Geldof hiperactivo y constante en su trabajo desgranando piezas tan clásicas como “I Don’t Like Mondays”, pelotazo que cayó entre sus fans de forma más que positiva, y es que pocas veces o ninguna hemos tenido el placer de ver a esta banda. Cerraron con una grandiosa “Rat Trap”, con un público más que satisfecho por la presentación de los de Irlanda. Gran forma de concluir nuestro primer día, y es que la lluvia, el cansancio, y que aún faltaban muchos días por delante hizo que nos perdiésemos algún show interesante como Crowbar después, pero había que ahorrar energías en la jornada más pasada por agua junto a las primeras horas del jueves.


DÍA 2
Wild Lies
Los británicos Wild Lies eran los encargados de abrir nuestro segundo día de festival. Hard rock moderno y potente el que nos traen estos chicos de Reino Unido, una de las últimas sensaciones allí sin lugar a dudas. “Animal” o “Can’t Carry On” dan cuenta de ese giro definitivo en su sonido a partir de sus primeras demos, con estribillos extremadamente pegadizos y estrofas más complejas y enrevesadas. Tenemos muchísimas ganas de más material nuevo por su parte, porque hambre y madera tienen, sólo hay que trabajar sobre ello y los resultados serán inmediatos.


Ross The Boss
El legendario ex guitarrista de Manowar Ross The Boss abría para nosotros las puertas de los escenarios principales al fin. Su set consistió en temas de su época Manowar, y para ello contó con una buena aportación por parte del respetable. Nunca está mal escuchar canciones de Manowar, pero creo que sería más adecuado que su vocalista tuviera su propia personalidad en lugar de tratar de imitar a Eric Adams, quedando en evidencia en pruebas exigentes como “Blood Of My Enemies” o “Kill With Power”. Recuperó terreno para el final con “Hail And Kill”, donde estuvo más acertado, pero repito, creo que sería más acertado que su vocalista imprimiese su propio sonido a la banda, como por ejemplo sucede con Mark Tornillo en Accept, no se limita a cantar como Udo y sí implanta su propio sello. Concierto correcto sin más, aunque para muchos fue una decepción.


Thundermother
Tuvimos el placer de charlar con ellas antes de su show con su nuevo line-up al completo y el buen rollo que hay en la actualidad es más que latente, algo que también se plasmó sobre las tablas. El hard rock clásico llegaba al Beer Garden de la mano de Thundermother ante una buena masa de seguidores expectantes ante las nuevas andaduras de Filippa y las suyas. Guernica es todo un acierto, tiene una gran presencia en el escenario y todo un torrente vocal. Realmente es imposible comparar su voz con la de Clare, porque son estilos completamente distintos. Desde mi punto de vista, se denota un salto más allá en su sonido (y no soy dudoso ya que también tengo un trato excelente con el antiguo line-up también), ejemplo de ello es “We Fight In The Name Of Rock and Roll”, su nuevo single que define perfectamente el camino actual de la banda, aunque también defendieron de forma sobresaliente las canciones de sus discos previos. Gran presentación de las nuevas chicas en la banda, ¡hay ganas de volver a verlas!


Europe
Hace algunos días algunos medios señalaban a Tempest, y es que indicaban que no tenía voz en los shows anteriores, pero Wacken es Wacken por algo. Sonido impecable el que acompañó a Europe durante toda su actuación, en la que hubo tiempo para clásicos como “Superstitious” o “Sign Of The Times”, algunas más nuevas como “Firebox”, y superhits como “Rock The Night” o la archiconocida “The Final Countdown”. Tempest fue el de las grandes noches, todo un torbellino que a pesar de cantar con una base vocal, desplegó un nivel inusual en lo físico, y también en lo vocal. Siempre es una gran alegría disfrutar de los suecos en directo y más en este estado, ya sea en sala o festival, clase pura.


Status Quo
Desde las primeras notas de “Caroline” (con la que iniciaron), sabíamos que Status Quo iba a ser uno de los grandes triunfadores del festival, y es que el maestro Francis Rossi y sus secuaces nos hicieron bailar a todos de lo lindo con su rock and roll clásico. Esos movimientos coreográficos tan famosos, esos riffs frescos y pegadizos que hacen que te rasgues las vestiduras y no puedas evitar parar tus piernas quietas, y esos estribillos peligrosamente contagiosos son una bomba de relojería. No faltó el momento “In The Army Now” con todo el público coreándola, ni una rompecaderas en toda regla como “Down Down”, otro de sus grandes clásicos. El final se acercaba con cortes como “Roll Over Lay Down” o su exitazo “Whatever You Want”, acompañada con palmas, bailes y un público muy participativo en todo momento. Colofón con “Rock And Roll Music” y “Bye Bye Johnny” de Chuck Berry, cierre antológico para un concierto mágico, pasan los años y Status Quo siguen haciéndonos bailar y disfrutar como el primer día.

Accept – Orquesta
Noche mágica para Accept y especialmente para un Wolf Hoffmann visiblemente emocionado en todo momento. La noche del día “A Night To Remember” (como se conoce a este día en Wacken), la co-encabezaban unos Accept en la que el protagonismo sería como decimos para su guitarrista y para la orquesta que acompañaría a la banda en parte del show. Más de dos horas de concierto que se distribuyeron así; en primer lugar Accept interpretaron varios temas ellos solos en escena como “Restless And Wild” o alguna más nueva como “Pandemic”, siempre efectiva; la segunda dedicada a Wolf y su banda en solitario y la orquesta, quienes interpretaban piezas clásicas acercándolas al heavy metal (ambas partes duraron cerca de media hora); y la tercera y definitiva consistía en una hora de Accept junto a la orquesta.
Aquí nos tendremos que detener más, y es que se me ponen los pelos de punta solo de recordarlo. Para esta tercera parte, tocaron alguna menos habitual como “Shadow Soldiers”, algún hit de su actual line-up como “Stalingrad” o la majestuosa “Teutonic Terror”, sin dejarnos clásicos sonando intercalados entre todos estos cortes de la altura de las melodías de “Princess Of The Dawn”, la vertiginosidad de “Fast As A Shark” (explosiva con orquesta), el himno “Metal Heart” o la imprescindible y definitiva “Balls To The Wall”. Concierto de matrícula de honor con mayúsculas, un show para la historia del festival, de la banda y de nuestras vidas.


Volbeat
Últimamente los conciertos de Volbeat nos dejaban un poco fríos, y eso que desde sus inicios somos fieles seguidores de lo que hacen, pero los daneses jugaban muy cerca de casa y en el mejor festival del género y se nota sobremanera. Para empezar, contaron con un sonido perfecto y con sus fieles llevándoles en volandas desde el inicio. Con Michael Poulsen y Rob Caggiano al mando tomando el protagonismo, llegaban los primeros disparos con “The Devil’s Bleeding Crown” o el grito de guerra de “A Warrior’s Call” con ese más que famoso “let’s get ready to rumble!”.
Poco más tarde guiño de Poulsen a Cash con su “Sad Man’s Tongue”, nuevas glorias como “Let It Burn” o un nuevo himno como “For Evigt”, canciones para ponernos románticos como “Soulweeper” y más trallazos nuevos como “Seal The Deal” o la recuperada “Halellujah Goat”, sin olvidarnos de la memoria para Chris Cornell y Chester Bennington con “Goodbye Forever”. Para romper con todo, invitaron a Barney de Napalm Death para interpretar “Evelyn”, una de las más agresivas de su discografía sin duda.

Para el final, nos dejarían maravillas como “Fallen” y “Still Counting”, otras dos que no podían faltar, la primera por ser todo un himno, y la segunda por describir perfectamente lo que es Volbeat, una música de muchos contrastes, influencias y mezclas. Así finalizaba el set prolongado también por unos sublimes Volbeat, quizá hoy un poco eclipsados por el show de Accept y su oda a la música. Tremendos aun así en directo, hacía tiempo que no les disfrutaba así y es que Wacken magnifica todo, aunque tengo que decir que no llegará al nivel de aquella presentación de 2012, pero la mejor versión de la banda en los últimos tiempos sin duda.

DÍA 3
Lacuna Coil
El viernes nos alejaba la lluvia definitivamente durante el primer concierto del día para un servidor, los italianos Lacuna Coil. Muchos eran los curiosos que se agolpaban frente al Harder Stage para ver cómo defendían su “Delirium” en directo. La respuesta fue más que positiva, quizás con una banda no sonando tan potente como en sala, pero con una nitidez y limpieza que nos permitía distinguir el trabajo vocal tanto de Andrea como de Cristina a la perfección, por cierto impecable el de ambos como por ejemplo en sus nuevas “The House Of Shame” o “Blood, Tears, Dust”, con Scabbia bordando cada nota, una auténtica delicia. Por supuesto hubo tiempo para los clásicos también como “Spellbound” y ese estribillo mágico, el himno “Heaven’s A Lie” y la hora de hacernos saltar a todos al unísono con “Our Truth”. Gran puesta en escena por cierto la de esta gira por parte de los transalpinos, que nos quitaron las legañas con un sonido brillante.

Grave Digger
Un clásico en Wacken, Grave Digger estaba en la ciudad de nuevo. Con su carismático Chris al frente, los germanos dieron una lección de heavy metal clásico una vez más, y eso que estábamos a mediodía. “The Dark Of The Sun” sonaba apisonadora, mientras “Excalibur” era otra de las más acertadas de su set. También hay que decir, que a pesar de soltar trallazos como “Heavy Metal Breakdown” o “Rebellion”, el show fue bastante lineal en sí mismo, una lástima porque de nuevo el sonido estaba siendo realmente nítido. Siempre da gusto reencontrarse con leyendas germanas, ¡y más en Wacken!

Kissin’ Dynamite
Una de las bandas germanas que mayor potencial tiene es sin duda Kissin Dynamite. Los hermanos Braun encabezan un grupo que dio una vuelta de tuerca más a su sonido con su penúltimo “Megalomania”, convirtiéndose en un hard rock/metal con tintes más modernos. Presentación por todo lo alto con un montaje a la altura y un set recorriendo todos sus trabajos. Iniciaron las hostilidades con “Highlight Zone” por todo lo alto, mientras “Money, Sex and Power” o “She’s A Killer” nos devuelven a su lado más sleaze, algo que también agradecemos de vez en cuando aunque nos gusta el nuevo rumbo que tomó la banda. “She Came, She Saw” nos traía junto a la banda a una bailarina provocativa sobre el escenario, mientras su “Hashtag Your Life” y su crítica a la sociedad de móviles y redes sociales tampoco podía faltar, ni tampoco su homenaje a un grupo de fans que decidieron ir andando una cantidad de kilómetros impresionante para llegar a Wacken a modo de peregrinación con “Steel Of Swabia” y con los protagonistas sobre el escenario. Enormes estos chicos que cada día que pasa demuestran no tener un techo visible en este mercado, y sino que se lo digan a los miles de seguidores que se daban cita en las carpas para disfrutar de su show. Esperemos que regresen a España con una próxima gira y que no tengamos que movernos a París para poder verles.


Sonata Arctica
Con luz propia brillaron los fineses Sonata Arctica. Con Tony Kakko al frente saltaban a escena con “Closer To An Animal” y “The Wolves Die Young” dos de las más actuales de la banda, aunque no tardaron en llegar “FullMoon” o la preciosa “Tallulah”, con el público cantando junto a Tony, ¡qué maravilla de composición! El estado vocal de Kakko es escandaloso, como su capacidad para mantener al público donde quiere y lo desea. Destacar la nueva “Life” como la favorita de su último trabajo, la delicada “I Have A Right” o la definitiva y magistral “Don’t Say A Word”, lo que muestra perfectamente la evolución en cuanto al sonido que ha tenido la banda durante todos estos años, siempre manteniendo su esencia y a sus fieles seguidores, que volvieron a disfrutar de los mejores Sonata. Con respecto a su set, dar las gracias a la banda por revertir el setlist de su gira por salas (el cual dejaba bastante que desear al menos para nosotros). Los más clásicos dirán que no tocaron “Replica”, “San Sebastian” o “Gravenimage”, pero el nivel de la banda suplió esas posibles carencias en el set sabiendo estar por encima de nuestras expectativas.


Apocalyptica
Cuatro cellos interpretando un set especial de Metallica, ¡qué más se puede pedir! Los fineses Apocalyptica estaban de vuelta con esta gira única y nos hicieron disfrutar de lo lindo, ofreciendo un concierto bastante más potente que en Hellfest hace unas semanas porque Wacken como decimos mejora notablemente ciertas actuaciones. Pudimos apreciar perfectamente todos los detalles de cada pieza, empezando con “Enter Sandman”, “Master Of Puppets” y “Sad But True” del tirón. El repertorio estuvo bien, aunque yo no soy muy partidario de que bandas contrastadas incluyan versiones en su set, como para tocar todo versiones. Pienso que Apocalyptica tiene un material muy rico y aprovechable para tener que lanzarse a giras como esta, aunque vuelvo a decir que su actuación fue más que correcta. Cerraron con “Seek & Destroy” y una brutal “One” que supuso un cierre perfecto a la presentación de los cuatro cellos.


Emperor
Nunca he sido muy partidario de Ihsahn o de Emperor, aunque he de reconocer que el concierto especial de reunión que ofrecieron hace unos años en Wacken me sorprendió positivamente. Pues vuelta a la realidad para un servidor, y es que siempre he pensado que a la banda tras su vuelta le falta algo. Fue un placer disfrutar en primera persona de la reunión de estos gigantes del black metal, pero esa energía y potencia en escena que tenían antaño parece haber menguado mucho, y eso que sus grandes piezas como “Ye Entrancemperium”, con la que arrancaron, o “I Am The Black Wizards” y “Inno A Satana”, con las que cerraron, son puro frenesí con melodía incluida, pero la verdad es que la monotonía de imagen y sonido aburrió a buena parte del público en esta ocasión, acabando con buena parte del público aprovechando para cenar y reponer fuerzas en un día tan exigente. Mucha frialdad entre sus miembros y con el público, algo que nos desenganchó por completo de su actuación, muy estudiado todo lo que había que hacer en cada momento y nada nuevo respecto a 2014, una pena pero cumplieron sin más. Probablemente a una hora tan concurrida por público creo que había bandas en el festival que pudieron haber llenado mejor ese espacio horario.


Megadeth
¿Cara o cruz? Con Dave Mustaine nunca sabes cuándo te vas a llevar una de cal y cuándo una de arena, pues bien, toco cara y sonriente. Y es que el bueno de Mustaine tenía su día bueno en Wacken, su concierto fue retransmitido, actuaban como uno de los cabezas de cartel del día, y como él dijo durante su concierto Wacken es un lugar especial donde tocar ante gente de todo el mundo. En definitiva, él y Loureiro nos regalaron una noche soberbia, cargada de magia en cada solo y en cada melodía como con su comienzo a ritmo de “Hangar 18”, pasándose solos de lado a lado del escenario, siguiendo con “Wake Up Dead” e “In My Darkest Hour”, cantando a sus demonios a las mil maravillas el señor Mustaine para ser él.
Parecía que estábamos por lo menos 10 años atrás con la presentación tan buena que estábamos viendo. “Sweating Bullets” es un acierto siempre, y dio paso quizás a la parte más fría del set con algunas canciones de sus últimos discos que nos desengancharon un poco, pero fue durante poco tiempo, ya que no tardaron en llegar “Tornado Of Souls” o “Symphony Of Destruction”, con las primeras filas cantando eso de “¡Megadeth, Megadeth, aguante Megadeth!” como si de un país latino se tratara, y es que son muchos los latinos que deciden basar sus vacaciones en su peregrinación a Wacken, todo un lujo ver que Wacken es el lugar de reunión de todos los metaleros del mundo.

Para el final, su versión de los cuatro jinetes “Mechanix”, la intención de poner la paz en la pista con “Peace Sells (But Who’s Buying?)” y “Holy Wars… The Punishment Due”, el cierre habitual a sus conciertos desde hace años vamos. Gran concierto de Megadeth que estuvieron sembrados en el día de hoy, con un Mustaine que no se dedicó a cumplir como hace en otros lugares, se dirigió en muchas ocasiones al público y al festival de forma positiva, estuvo divertido y simpático, y tocó y cantó como hace tiempo que no le disfrutábamos. Wacken is different.

Marilyn Manson
Otro de los momentos más esperados del festival era la llegada del príncipe de las tinieblas a Wacken, o lo que es lo mismo Marilyn Manson. El de Ohio nos traía su espectáculo para presentar su show habitual y algunas piezas de su próximo trabajo “Heaven Upside Down” prácticamente en primicia. El show arrancaba con una intro más que impactante, probablemente una de las intros más espeluznantes que se pueden ver (y más un servidor desde el foso), ese “The End” de The Doors con todo a oscuras y las máquinas de humo funcionando a pleno pulmón, llenando todo de humo y haciéndonos perder hasta la noción del espacio, una pasada para aparecer entre las tinieblas junto al resto de su banda con “Revelation #12”, una de las nuevas que sonaba como un cañón en directo.
Ya sin una neblina tan espesa llegaban clásicos como “Disponsable Teens” o “The Dope Show”, con una gran puesta en escena, no de las mejores que se le recuerdan pero siempre imponente y con un sonido demoledor. Sí que es cierto que hubo algún altibajo notable en su show, de los cuales se recuperó a base de canciones como su personal “Sweet Dreams (Are Made Of This)” o una archicelebrada “The Beautiful People”. Su metal industrial estaba derribando todos los muros en Wacken, para cerrar definitivamente con “Irresponsible Hate Anthem”, un canto final que supone el broche de oro a una actuación mejor que hace unos años en el Costa de Fuego, pero que tampoco nos dejó con las “patas vueltas” como se suele decir. Notable concierto de Manson.

DÍA 4
Rage
Los renovados Rage abrían el último día de festival en el ex Party Stage (actualmente Louder). Con Peavey Wagner al frente la locomotora arrancaba a base de clásicos como “Don’t Fear The Winter”, sin olvidar piezas más nuevas como la que estrenaban hoy, “Season Of The Black” que convenció a los presentes. Para un seguidor de siempre no puede faltar “Higher Than The Sky”, y menos en Wacken con un público tan obediente como el del festival germano, aún recuerdo aquel concierto mágico que ofrecieron con orquesta hace prácticamente una década. Siempre cumpliendo Rage, esté quien esté en el grupo.


Beyond The Black
Jennifer Haben parece haber encontrado la estabilidad definitiva con una banda excelente, con la que nos brindó uno de los mejores conciertos del festival en todos los sentidos. Si bien hace un par de años nos sorprendieron gratamente, y el año pasado confirmaron su ascenso tocando en el Party Stage, este año tocaba subir otro escalón más y plantarse ante uno de los dos escenarios principales. Beyond The Black siguen cumpliendo los pasos que anunciábamos, y es que sin duda son el futuro y ya el presente. Inicio antológico con “Lost In Forever” y “Songs Of Love And Death”, con la dulzura de Jenni contrastando con la potencia sonora de la banda, creando unos contrastes sonoros maravillosos. En la parte media del show interpretarían “Love Me Forever” en honor a Lemmy, siendo una versión para nosotros mejorada a la que interpretaba el bueno de Lemmy junto a Doro, que ya es decir… Preciosa canción e interpretación con Jennifer al piano y con la banda sumándose en la segunda estrofa. El final llegaba con “Hallelujah”, todo un despliegue de agresividad y pirotecnia, y “Running To The Edge” con ese estribillo mágico. La banda germana cada día nos sorprende más y se convierte siempre en una cita obligada por conciertos como el de hoy, en el que de verdad han dado un paso hacia adelante definitivo.

Emil Bulls
Muchas ganas teníamos de ver cómo se las gastaban Emil Bulls en directo, y ahora sí podemos decir que son un verdadero cañón en directo. Los alemanes con su potente metal nos hicieron vibrar de lo lindo, empezando por una “Hearteater” y con una banda dejándose todo en escena, sin parar de saltar y moverse, con un numeroso público que era una auténtica marabunta, o “Here Comes The Fire” que nos traía a su vocalista Christ encima del público a cantar junto a sus seguidores, y a moverse por lo alto de los subwoofers del foso armando una verdadera fiesta, mientras llovían pelotas de playa con el nombre de la banda. Magistrales sonaron “When God Was Sleeping” y una increíble “The Age Of The Revolution”, con todo el público coreando ese estribillo único. Brillante actuación de unos Emil Bulls que nos dejaron con ganas de más, de ver un show propio y completo para poder disfrutar más de su buen hacer en las tablas. Exhaustos y felices salimos de las carpas rumbo de nuevo a los escenarios principales.


Heaven Shall Burn
Seguíamos en la línea agresiva y devastadora ahora con Heaven Shall Burn, que es llegar a Wacken y armar siempre uno de los mejores shows del festival, sin excepción. En esta ocasión no fue el show perfecto de otros años, ya que hubo demasiado parón en la parte inicial y media del show, y eso que sonaron “Voice Of The Voiceless” o “Combat” en este tramo, pero quizás enlazaron demasiadas canciones de sus últimos trabajos seguidas, con un sonido un tanto más moderno que no llega con la potencia y crudeza de otras como una de las pocas de los últimos trabajos que realmente funcionó como “Hunters Will Be Haunted” o la poderosísima “Counterweight”. Para el final se guardarían el grito de resistencia de “Endzeit”, brutal como siempre, una “Godiva” que se ha ganado por derecho propio entrar en la parte final de su show, y la definitiva “Black Tears”, melódica y agresiva a partes iguales. Salvaron con pinceladas la parte inicial de su show, aunque acabaron demoliéndonos como siempre a base de trallazos.

Powerwolf
Clash demoledor el que nos encontrábamos ahora, Powerwolf vs Hämatom. Aprovechando que vimos a Powerwolf en Hellfest, decidimos ver mitad y mitad de show, arrancando con los lobos. Con una puesta en escena brutal salieron los germanos a hacer arder Wacken a ritmo de su ‘metal eclesiástico’, con los Greywolf moviéndose de esquina a esquina del escenario, mientras Attila se mostraba mucho más a gusto que en otros shows previos, y es que se nota que están en casa. Hacía mucho tiempo que no sonaban tan demoledores en directo y con una actitud tan arrolladora ante una masa de público que habla muy bien de su tirón allí. Probablemente las mayores masas de público que se ven con bandas por así decirlo medias (sin ser cabezas de cartel me refiero), son Amon Amarth, Sabaton, y ahora Powerwolf. Pudimos disfrutar de himnos como “Army Of The Night”, “Amen & Attack” o ya en la parte final del show, en la que disfrutamos de un clásico tras otro como “Resurrection By Erection”, “Werewolves Of Armenia” o la definitiva “We Drink Your Blood”, solemne y acompañada por el público en el final de un ritual que disfrutamos al final en su mayoría. Otro de los ejemplos por los que es una buena opción ir a Wacken.


Hämatom
Otra de las revelaciones metaleras germanas de los últimos tiempos es de nuestro reclamo tras el enorme concierto que ofrecieron el año pasado en las carpas, este año era el turno de hacer vibrar el Louder ante una masa importante de público también, a pesar del duelo que comentábamos antes. Puesta en escena brillante, con unas indumentarias que son para reseñar, y un sonido aplastante desde el primer segundo. Una pena eso sí que el concierto fuese de día, porque no podían dar un show tan completo en todos los sentidos como el año pasado, musical y visual. Aun así nos hicieron cantar “Wir Sind Gott” o saltar a ritmo de la maravillosa “Kids (2 Finger An Den Kopf)” perfecta cover de Marteria que se ha convertido en todo un himno propio. Tienen una barbaridad de directo y tiene que ser una pasada disfrutar de un concierto suyo en sala, como comprobábamos en menor medida el año pasado en la carpa. De todos modos supieron defender su show a una hora no demasiado buena para su presentación, y lo hicieron con nota.

Alice Cooper
Lleno absoluto para ver a Alice Cooper, con sin duda la mayor aglomeración de gente de todo el festival, sin llegar al punto de Rammstein en aquel 2013, pero con todo más que poblado. Como comentaba el propio Alice Cooper en una rueda de prensa que ofreció un par de horas antes a este show, cuenta actualmente con su mejor line-up hasta la fecha probablemente, y es que con Chuck Garric al bajo, Nita Strauss, Ryan Roxie y Tommy Henriksen a las guitarras, y Glen Sobel a la batería todo es mucho más fácil. El combo americano ofreció un show a la altura de las expectativas, aunque no sobrepasó tampoco presentaciones anteriores de la banda en Wacken, prácticamente con los mismos trucos de siempre, pero con un sonido tremendo, compacto, y una teatralidad única que siempre nos sorprende a pesar de haber visto shows similares en los últimos tiempos.

“Brutal Planet” y la clásica “No More Mr. Nice Guy” daban el pistoletazo de salida a la presentación con un Alice que junto a Nita se llevaban todas las miradas, ¡qué potencia visual tienen ambos! Tras un magistral solo de Nita, llegaba “Poison” y todo el público coreaba con palmas ese estribillo contagioso, mientras para “Feed My Frankenstein” aparecía un Frankenstein ‘alicecooperado’ gigante de una altura importantísima. Hubo tiempo para estrenar su nuevo tema “Paranoiac Personality” e introducirla dentro de esta obra teatral. Doctora sexy, inyecciones, capturas y el truco más esperado de la guillotina con piezas como la previa “Ballad Of Dwight Fry” o la fulminante “Killer”, dando paso a una coreable “I Love The Dead” y a otro clásico como “I’m Eighteen”. Ahora sí, sonaba el timbre y llegaba “School’s Out”, con lo que pensábamos que era el final, pero aún nos guardaría otra carta bajo la manga con una impresionante cover del “Ace Of Spades” dedicado a su gran amigo Lemmy. Así se despedía una banda victoriosa, a la que yo como sucedía con Hämatom, habría puesto a tocar de noche, cuando sus shows tan visuales ganan muchos enteros.
Grandísima presentación como siempre de Alice Cooper, excelente siempre tanto él como su banda a un nivel altísimo. Al bueno de Cooper le queda cuerda para rato, y hoy volvió a quedar latente.


Amon Amarth
¡Los vikingos estaban de vuelta! Con el poderoso Johan Hegg al frente, los suecos desplegaron su death metal melódico y su mitología vikinga sobre Wacken, como siempre ante una masa innumerable de fieles. Amon Amarth ofrecieron otro magnífico show cargado de pirotecnia y potencia ilusitada. Inicio soñado a ritmo de “The Pursuit Of Vikings”, “First Kill” o la vertiginosa “Cry Of The Black Birds”. No teníamos ni el más mínimo descanso con un set muy acertado, llegando ahora “Deceiver Of The Gods” y poco más tarde “Death In Fire”, trallazo tras trallazo, como un martillo pilón. Sorpresa tremenda la que nos llevamos cuando la banda invitaba al escenario ni más ni menos que a… ¡Doro! Con ella cantaron “A Dream That Cannot Be”, para después reventar Wacken con “Guardians Of Asgaard” y miles y miles de personas levantando su puño y voz al unísono, mientras Johan Hegg cogía ese martillo gigante para hacer temblar el suelo con “Twilight Of The Thunder God”, cierre perfecto a otra actuación de diez en Wacken de los escandinavos, haciendo de tierras germanas su segunda casa.


Primal Fear
Tuvimos tiempo también para acercarnos a ver parte del show de Primal Fear. Los germanos con su metal veloz y sin concesiones hicieron arder de lo lindo el WET Stage a base de fuego y metal. Arrancaron con “Final Embrace” y “Angel In Black”, perfecto inicio a base de clasicazos, pero pronto llegaron “In Metal We Trust” o “Angels Of Mercy” de su “Rulebreaker”. No tuvimos tiempo de ver la parte final del show, pero la actitud de Ralf y los suyos era abrumadora, nos despedíamos de su actuación con “The End Is Near”, una pieza sólida y consistente que avanza sin miramientos. Gran concierto el que estaban dando Primal Fear ante un público no muy numeroso pero que se hizo notar en todo momento.


Avantasia
Llegaba el momento mágico de la noche, y es que Avantasia cerraba su gigantesca gira de presentación de “Ghostlights” cómo no en Wacken. Para esta noche como es habitual Tobías Sammet nos traería como buen maestro de ceremonias a un elenco de músicos inigualable sobre el mismo escenario que en la narración de los hechos os iremos introduciendo, aunque la base es la misma, con Hartmann a la guitarra y voces, Sascha Paeth a la guitarra, Miro a los teclados, Andre Neygenfind al bajo, Felix Bohnke a la batería y Amanda Sommerville y Herbie Langhans a los coros.
El show arrancaba con “Mystery Of A Blood Red Rose”, con Tobi comiéndose el escenario (en esta ocasión él solo todavía) desde el minuto cero. “The Scarecrow” nos traía a un prodigioso Jorn, con esa voz rasgada y profunda única e irrepetible en una de las mejores piezas de la noche, mientras la preciosa “The Story Ain’t Over” ahora con Bob Catley nos hacía cantar ese precioso estribillo. Turno ahora para Eric Martin con “Dying For An Angel” y una “Twisted Mind” a la que también se ha adaptado a la perfección, con un público moviendo los brazos de lado a lado en ese estribillo brillante.
“Reach Out For The Light” nos traía a Herbie cumpliendo a la perfección en su labor, mientras la belleza llegaba con Amanda Sommerville y “Farewell” con los brazos del público haciendo una estampa única y mágica moviéndose de lado a lado al unísono en lo que fue la mayor marea de brazos de todo el festival, preciosa composición para enlazar con la llegada de una leyenda. “Seduction Of Decay” fue todo un acierto en el set, y es que la llegada de Geoff Tate al elenco también sirvió para dar un lavado de cara excelente a “Avantasia”, sonó poderosísima una vez más y con voz nueva. Herbie y Bob regresaban con Sammet para cantar una vertiginosa “Shelter From The Rain”, mientras Jorn se reunía con Bob para interpretar una gran recuperada como “Runaway Train” que sonaba como los ángeles, tremenda en directo.
Era el momento de tras varias bromas, la hora de Tobias. Y es que se dirigía a los fans de Kreator que esperaban en el otro escenario diciendo que Mille es muy amigo suyo, pero que esperasen un poco y se vinieran y disfrutaran del concierto de Avantasia, creando después un combate de gritos entre los fans de Avantasia y Kreator, y haciendo que estos últimos se involucraran desde el inicio en “Let The Storm Descend Upon You”, con Jorn y con Hartmann ayudando a las voces. El final lo marcaba “Lost In Space” con Amanda, y el medley de “Sign Of The Cross” y “The Seven Angels” ya con todos los cantantes y músicos en escena en una despedida por todo lo alto como siempre, mientras los fuegos artificiales hacían de este el cierre perfecto y más mágico de todo el festival. Sin duda uno de los grandes recuerdos que nos deja este Wacken 2017, y es que Avantasia siempre brindan algo único e inigualable, magia, fantasía, calidad y un buen rollo alucinante. El único defecto que pongo a la actuación fue la pantalla en la parte delantera cubierta por una especie de pequeño muro, en la que los cantantes miraban las letras y en algunas ocasiones se perdían, pero algo comprensible con tanto proyecto junto, aunque el que más la terminó mirando fue Tobías precisamente. A pesar de ello, sobresalientes como siempre Avantasia.


Kreator
Y qué mejor que cerrar un festival, cuando el tiempo había respetado estos dos últimos días, con lluvia y con Kreator… Concierto épico, agresivo y devastador el que nos brindaron Petrozza y los suyos. Excelente show desde el inicio con “Hordes Of Chaos”, “Phobia” o “Satan Is Real” para iniciar, con la última sonando como un hit más ya. La lluvia no amainaba, y era nuestro último concierto, había que seguir disfrutando con la cabalgada de “People Of The Lie” o “Enemy Of God”, aplastante esta última. El final llegaba con un Mille crecido y con una banda sonando como un ciclón contra la tormenta que teníamos sobre nosotros, “Violent Revolution” y “Pleasure To Kill” terminaron por hacer del fango un mal menor y concluyeron una edición más de Wacken para nosotros por todo lo alto.


Este es nuestro resumen de todas las jornadas de festival, siempre se nos escaparán detalles de estos 4 días de conciertos y el día previo de llegada a Wacken, pero son demasiadas las vivencias y experiencias que hemos vividos allí. Lamentamos no poder contar los conciertos de Subway to Sally y sobre todo de nuestros paisanos Lords Of Black, pero la recogida para la vuelta, la lluvia y el cansancio, hicieron imposible aguantar estos dos últimos conciertos, habrá más oportunidades para volver a verles en directo. Ahora toca recoger nuestro macuto y nuestra maleta y volver a la calurosa España, donde nos esperan de nuevo esas temperaturas por encima de los 30 grados, algo que ni por asomo se dio en Alemania.

Agradecer a todos y cada uno de los miembros del staff que hace posible que el mejor festival del planeta vuelva a serlo, con un trato excelente, una comprensión tremenda ante los problemas, una capacidad para la resolución de problemas asombrosa y al fin y al cabo un pueblo y organizadores volcados con hacer felices año tras año a miles de metalheads que se desplazan desde todos los lugares del mundo a ver el mayor espectáculo de nuestro género del planeta. ¡Wacken Open Air, nos vemos el año que viene rain or shine!

Si quieres ver más fotos copia o pincha en el siguiente enlace: http://www.flickr.com

 
Autor: Crónica: Patricia Domínguez / Óscar Gil Escobar. Fotos: Óscar Gil Escobar.
 

 

 

No te olvides de firmar
en mi libro

 

wildan

SYMPHONY BLOG

 

http://www.wikio.es  Añadir a Google! Santuario del Heavy Metal   Añadir a Feedage alertas RSS Santuario del Heavy Metal   Añadir a Mi Yahoo! Santuario del Heavy Metal   Suscribir en Pakeflakes Santuario del Heavy Metal  Suscribir en Bloglines Santuario del Heavy Metal   Vista previa de Feedage: Santuario-del-heavy-metal   Añadir a MSN Santuario del Heavy Metal

| Inicio | Noticias | Conciertos | Festivales | Fotos | Reseñas | Crónicas | Entrevistas | Enlaces | Garitos | Quienes somos |
Esta web esta optimizada para una resolución de 1024*768 navegador Internet Explorer 7 y Mozilla Firefox
Copyright © 2006 | Webmaster : Santuario del Heavy Metal